Zonas erógenas: sí, pero ¿dónde están?

Es Navidad, por lo que es un buen momento para divertirse, ¡ya sea en vivo o con la cámara apagada! Y como regalo para ti mismo, puedes disfrutar de tus zonas erógenas durante todo el año y sacarles el máximo provecho.

Zonas erógenas-job-camgirl-5

El mundo de la sexualidad constituye un ámbito donde podemos descubrir de forma interminable nuevas sensaciones que nos encanta explorar en profundidad. Como la educación sexual no se recibe en la escuela (bueno, ¡no con los profesores a fin de cuentas!), es hora de desmitificar las zonas erógenas para que sepamos dónde encontrarlas y cómo jugar con ellas para divertirnos. ¿Listos?

Zonas erógenas: ¿orgasmo garantizado?

Si pensabas que haciendo cosquillas en una de tus zonas erógenas ibas a tener un poderoso orgasmo una y otra vez, te contamos que eso no es así. Es más, quítate esa idea de la cabeza. Como todas las cosas buenas, tienes que ganarte un orgasmo, por lo que no hay una fórmula milagrosa para obtenerlo. Esto último sería genial, pero no existe.

Puede que esto te decepcione, lo cual es comprensible, pero así es la vida. ¿Por qué no es tan fácil? Todos somos únicos y las cosas que nos excitan varían de persona a persona, y no funcionan todo el tiempo tampoco. Todo depende del estado de ánimo, del ambiente, de la pareja, etc., etc.

Zonas erógenas-job-camgirl-4

Entonces, ¿para qué sirven estas zonas erógenas? ¿Cómo las encuentras? ¿Cómo las estimulas? Estamos aquí para revelarte toda esta información.

 

¿Qué es una zona erógena?

“Una zona erógena es una parte del cuerpo que, cuando es estimulada, acariciada o besada, puede generar sensaciones de placer y causar excitación sexual, ¡o incluso un orgasmo!”

En resumen, las zonas erógenas pueden clasificarse en dos categorías: primarias y secundarias.

 

Dos tipos de zonas erógenas

Las zonas erógenas primarias están directamente relacionadas con la reproducción y los genitales, como el pene, la vagina y el clítoris. Cuando se estimula el clítoris, se puede observar el famoso reflejo de lordosis que hace que se arquee la espalda y que además, tiene la ventaja de hacer que las nalgas y la vulva sobresalgan. ¡Lo cual es muy conveniente para la penetración! Este reflejo se encuentra en los mamíferos, pero nosotros los humanos ya no lo necesitamos. La naturaleza ha mantenido nuestro clítoris allí sólo para darnos un poco más de placer (de ahí su importancia).

Zonas erógenas-job-camgirl-2

Las zonas erógenas secundarias son las que varían de una persona a otra. Y ahí es donde la cosa se complica y nada está garantizado. Puedes excitarte con caricias en la espalda, el cuello, las nalgas, el juego con los pies o incluso cosas más inusuales.

Lo que es seguro, es que existen ciertas cosas que pueden hacer que un área sea erógena; ¡aparentemente el tejido mucocutáneo es lo mejor para ello! 

De resto, es la suma de nuestras experiencias, agradables y desagradables lo que hará que un área sea más sensible que otra. De igual forma, la educación también juega un papel importante. Por ejemplo, si te han dicho en toda tu juventud que tal acto o tal lugar es sucio y desagradable, te será difícil apreciar si alguien llega a estimularte allí.

Zonas erógenas-job-camgirl-3

Así que entiendes lo absurdo de hacer una lista de zonas erógenas, ya que a la larga, todas son personales. Decirle a alguien lo importante que es la exploración sexual tendrá poco efecto cuando esta persona no tiene apreciación por la sexualidad. Ni siquiera funcionaría tratar de animarlo a que estimule sus zonas erógenas primarias. En realidad, ¡todo está conectado a nuestros pequeños cerebros!

Zonas erógenas: estimulación cognitiva sobre todo

Estamos hablando de una «cerebro primitivo» o un sistema de recompensas. Para definirlo podemos decir que es la secreción de hormonas del cerebro en respuesta a una acción agradable. ¡Esto conlleva a un reforzador químico que hará que intentemos replicar la misma experiencia una y otra vez!

Así que si disfrutas de una cierta estimulación o sensación, intentarás reproducir el efecto. Especialmente si libera muchas hormonas que hacen cosquillas en el cerebro. Esto explica cómo determinaremos nuestras zonas erógenas más sensibles. Si se masajean los pies de un bebé a menudo. Y se asocia con una sensación placentera, esta zona puede volverse extremadamente erógena una vez que crezca. ¡Cualquier área del cuerpo puede volverse extremadamente erógena!

Zonas erógenas-job-camgirl-1

En conclusión, podríamos decir que las zonas erógenas secundarias están relacionadas a la sensación de excitación y placer y no a la reproducción. Lo que significa que podrías tener tantas o tan pocas como fuera posible en función a tus experiencias previas. 

 

Zonas erógenas: ¿y cuándo no funcionan?

Aquí hablaremos de la disposición. En pocas palabras… Necesitas estar de humor para ello. Porque incluso tu zona erógena más sensible no se verá estimulada si no estás de humor. El placer exige atención y presencia. ¡El placer se optimiza si la persona está totalmente concentrada en el momento!

Así que si no puedes decir con seguridad qué te hará tener el orgasmo de tu vida… Evita las cosas que harán que tu humor se desplome. Evitar las preocupaciones, el juicio sobre uno mismo (y necesariamente sobre el otro), la culpa, la vergüenza, las preguntas existenciales, una discapacidad, …

Así que para terminar este capítulo, podemos decir que encontrar tus zonas erógenas requiere la exploración ya sea con tus manos, con juguetes sexuales o con tu pareja. Si llegas a conocer lo suficiente tu organismo, descubrirás que todo tu cuerpo puede convertirse en una zona erógena. ¡Qué regalo tan extraordinario de la naturaleza!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *